Skip to main content

Estás a punto de tener un hijo, ¡qué momento tan especial en tu vida!. Es normal tener nervios, pero estar lo más preparada posible antes de tiempo te puede ayudar a calmar los nervios. Aquí hay algunas cosas sencillas que podés hacer para prepararte para darle la bienvenida a casa a tu bebé.

Involucrá los sentidos de tu bebé

La primera estimulación sensorial en la vida de tu hijo proviene del tacto mientras está en el útero. Ya a las 28 semanas de embarazo comienza a oler. ¡Tu bebé puede oler lo que vos oles! El olfato es el sentido #1 relacionado con la memoria porque su centro de procesamiento (la corteza olfatoria) está ubicado cerca del centro de emociones (la amígdala) y de los centros de memoria (el hipocampo y la corteza entorrinal), así que el olfato desencadena más memorias vibrantes emocionalmente que los otros sentidos. Es por esto que tal vez quieras usar algunas de las cremas y aceites JOHNSON’S® para humectar tu piel, así tu bebé ya conocerá y se sentirá reconfortado por estos aromas cuando nazca.

Cursos de preparto

Los cursos de preparto pueden ser muy útiles para quienes van a ser padres por primera vez. Encontrá estos cursos en el hospital donde va a nacer tu bebé, o consulta a tu ginecólogo, partera, familiares o amigos.

Explorá opciones de parto

Hay diferentes maneras de dar a luz. Investigá y habla con tu ginecólogo para elegir la mejor opción para vos y tu bebé.

Encontrá un Pediatra

Empezá a buscar un pediatra unos tres meses antes de dar a luz. Hacé una lista de candidatos; pedí recomendaciones a tus amigos, familiares, vecinos, colegas con hijos, tu ginecólogo, o partera. Si es posible, programa una consulta prenatal unos 2 meses antes de dar a luz.

Creá una lista de contactos

Crea una lista de contactos (de mensaje de texto, correo electrónico o teléfono) para tener una manera fácil de mantener a tus amigos y familiares informados.

Prepará el bolso

Prepará tu bolso para el hospital, por lo menos un mes antes de dar a luz. Recordá llevar:

  • Pijama y pantuflas
  • Artículos de higiene personal, incluyendo el cepillo dientes y el cepillo para el pelo.
  • No olvides traer artículos para papá (tal vez hasta una muda de ropa)
  • Ropa para cuando regreses a casa: elige ropa cómoda que hayas usado durante la mitad del embarazo, o después.
  • Ropa para tu bebé para el viaje a casa: Una camiseta o mameluco para debajo de la ropa, y un traje con botones a presión.
  • Una manta recibidora (dependiendo del clima local podés necesitar más mantas)
  • Toallitas húmedas para bebé
  • Toallas higiénicas de maternidad
  • Cámara de fotos/video o el cargador de tu celular
  • Protectores de lactancia

Asegurá la silla para el auto de tu bebé

Asegurate que la silla de tu bebé para el auto haya sido instalada correctamente antes de irte al hospital. Algunos hospitales no te permiten llevarte tu bebé a casa sin una silla para el auto. 

Prepara el cuarto del bebé

Vos y tu bebé van a pasar mucho tiempo en su cuarto. Una manera excelente de canalizar tu emoción antes de la llegada del bebé es crear un espacio personal que sea perfecto para vos y para tu bebé.

 

Volver arriba