Skip to main content

El embarazo trae muchos cambios. Es probable que el cambio más grande e inmediato sea lo que sucede con tu cuerpo. Poner cuidado extra a tu cuerpo y sus cambios es muy importante tanto para vos como para tu bebé.

A medida que avanza el embarazo, vivirás cambios físicos, incluso dolores de espalda, incremento de peso y retención de líquido. Sin embargo, con el cuidado adecuado y la atención necesaria a tu cuerpo, podés ayudar a controlar estos cambios y así lograr que el proceso para volver a estar en forma después del embarazo sea más controlable.

Aumento de peso

Tené presente que el peso adicional es importante para llevar adelante un embarazo saludable y se irá con el tiempo una vez que tengas al bebé. Concentrate en:

  • Comer alimentos nutritivos
  • Reducir el consumo de comida chatarra
  • Hacer ejercicios regularmente (primero deberás consultar a tu médico)

Dolor de espalda

Si sentís dolor de espalda propio del embarazo, probá estos métodos para aliviar la incomodidad y poder dormir bien de noche (con la supervisión de tu médico):

  • Ejercicios sencillos de elongación o yoga para fortalecer y estirar los músculos de la espalda y las piernas
  • Consentite con unos masajes para relajar y aflojar los músculos de la espalda
  • Intentá dormir de lado con una almohada entre las rodillas a modo de soporte para la parte inferior de la espalda

Pies y tobillos hinchados

Como tu cuerpo retiene más líquido durante el embarazo, podés tener las piernas, los tobillos y/o los pies hinchados (edema), principalmente durante el tercer trimestre.  Para aliviar este estado:

  • Guardá reposo todo el tiempo que puedas 
  • Usa calzado cómodo
  • Evitá estar sentada o parada por mucho tiempo

Nota: comunicate con tu médico si notas que tu cara o tus manos se hinchan repentinamente. Podría indicar una peligrosa afección del embarazo llamada preeclampsia.

Picazón en la piel

Es común sentir picazón cuando la piel del abdomen se estira y tus pechos crecen. Algunas mujeres también notan enrojecimiento en las palmas de las manos o las plantas de los pies. Es posible que ciertas afecciones que normalmente causan picazón (como la piel reseca, el eczema o las alergias alimentarias) provoquen más molestias durante el embarazo.

Para calmar las molestias, evitá bañarte con agua caliente, usa jabón suave y humectá la piel con una crema sin aroma.

Picazón intensa

La picazón intensa que se presenta en el segundo o, con mayor frecuencia, en el tercer trimestre puede ser un síntoma de colestasis intrahepática del embarazo, un problema hepático que afecta al 2%  de las embarazadas y puede afectar al bebé. Comunicate con tu médico inmediatamente si pensás que tenés colestasis. Si es así, deberás realizarte un análisis de sangre para controlar la función hepática y ecografías para corroborar el estado del bebé.

Cuándo consultar al médico: contactá a tu médico de inmediato durante el embarazo si comenzás a sentir que la picazón intensa persiste.

Estrías

No todas las mujeres desarrollan estrías. Dado que aparecen en las áreas donde la piel se ha estirado rápidamente debido al aumento de peso, podrás evitarlas aumentando de peso de manera gradual y sin exceder el peso recomendado por tu médico según tu contextura física.
Si te aparecen estrías, tenés varias opciones para minimizar su aparición. Algunos estudios han demostrado que los ungüentos tópicos, como la crema de tretinoína, pueden ayudar; sin embargo, deben aplicarse inmediatamente después del parto (nota: algunos tratamientos tópicos no son seguros para usar durante el embarazo y/o lactancia, por lo tanto se recomienda consultar al médico).

Crecimiento rápido de uñas

Alrededor del cuarto mes, tus uñas empezarán a crecer más rápido de lo normal. También pueden volverse más blandas o quebradizas y aparecer pequeñas ranuras. En general, vuelven a la normalidad unos meses después del parto.

Cambios agradables en el cuerpo

Si bien el embarazo trae muchos desafíos físicos, hay algunos cambios que te gustaría conservar, como:

  • Un pelo hermoso
  • El famoso "brillo"
  • Un escote más pronunciado

La mayoría de las embarazadas necesitan incrementar las proteínas que ingieren, ciertas vitaminas como el ácido fólico y minerales como el hierro.

Durante el embarazo es muy importante que te cuides, conoce un masaje de relajación que te ayudará a estar más tranquila y preparada para la llegada de tu bebé.

Volver arriba