Skip to main content

A medida que tu bebé crece, se volverá más activo, y es posible que vos andes detrás de él con un pañito tratando de limpiarlo. Como lo bañas con más frecuencia, tendrás que asegurarte de que su piel esté humectada para mantenerla sana.

La humectación puede significar MuchoMásTM para tu bebé

Humectar la piel de tu bebé no sólo la protege, hace mucho más que eso. Los rituales cotidianos como la humectación se potencian cuando se estimulan varios sentidos, como el olfato y el tacto. Algunos estudios han demostrado que el contacto habitual pude conducir a un mejor desarrollo fisiológico, cognitivo, emocional y social, y que los primeros lazos afectivos de tu bebé se forman a partir del contacto físico. Se ha comprobado que los aromas agradables y familiares mejoran el estado de ánimo de tu bebé, su calma y estado de alerta mientras que estimulan su memoria. Juntos, tu suave caricia y el aroma de la crema que le aplicás a la piel de tu bebé, fomentan el vínculo entre vos y tu hijo, y el desarrollo feliz y saludable del bebé.

La piel de tu bebé es diferente a tu piel

Estudios recientes han aclarado las diferencias entre la piel de un adulto y la piel de un bebé. La piel del bebé es más “activa” que la piel del adulto; está en desarrollo constante. Es más vulnerable a sustancias irritantes, cambios de temperatura y de humedad. Por lo tanto, debés proteger la piel de tu bebé contra cambios ambientales y limpiadores fuertes. La piel de tu bebé cambiará rápidamente durante su etapa de crecimiento. Es muy diferente a la tuya, necesita más protección para mantenerse limpia, humectada y saludable. Una piel saludable no es simplemente una cuestión estética. La piel de tu bebé es su primera defensa contra el mundo externo. Para que se mantenga saludable, es importante que su piel esté debidamente hidratada. La piel saludable y bien hidratada forma una barrera contra las bacterias y otras infecciones. Así que empezá desde ya a cuidar la piel de tu bebé para que esté saludable toda la vida.

Utiliza un jabón humectante

A medida que empieces a lavarle las manos y la carita con mayor frecuencia, es un buen momento para pasar a un jabón con agentes humectantes que limpie la piel con suavidad. El baño Líquido de la Cabeza a los Pies JOHNSON'S® baby está formulado especialmente para limpiar delicadamente con humectantes suaves. Y tiene ese maravilloso y familiar aroma a “bebé limpio”. Mantené un frasco adicional en el bolso para cuando estés fuera de casa.

Mantené hidratada la piel de tu bebé

Es una buena idea utilizar un humectante después de bañar a tu bebé. En un estudio clínico, el 10% de las mamás encuestadas creían que la piel de su bebé estaba reseca, cuando en realidad ¡más del 60% de estos bebés tenía signos clínicos de resequedad!

La piel de tu bebé absorbe el agua más rápido que la piel de un adulto, y también puede perderla más rápido. Es por esto que humectar regularmente la piel de tu bebé es una buena manera de protegerla contra la resequedad. Está dermatológicamente comprobado que la crema hidratante JOHNSON'S® baby humecta suave y delicadamente, dejando su piel suave.

Masaje para bebés

Una buena forma de monitorear la salud de la piel de tu bebé es a través del masaje. Te da la oportunidad de revisar toda la superficie de la piel y buscar signos de resequedad o irritación, pero también puede ser un momento para mucho más que eso. Se ha demostrado que el masaje habitual mejora el rendimiento cognitivo y aumenta el estado de alerta y atención de tu bebé. Los primeros lazos afectivos de tu bebé se construyen a partir del contacto físico, y éstos sirven de base para el desarrollo emocional e intelectual más adelante. A medida que tu bebé crece y cambia, el masaje puede facilitar estas transiciones. Brinda muchos beneficios emocionales y físicos mientras tu bebé crece, como:

  • Calmarlo cuando está irritable: se ha demostrado que el masaje reduce la circulación del cortisol, la hormona del estrés, en el flujo sanguíneo.
  • Aumenta su sensación de bienestar: se ha demostrado que el masaje estimula las endorfinas, lo cual puede mejorar el estado de ánimo de tu bebé.
  • Alivia los gases y el estreñimiento: acariciar su pancita puede ayudar a dispersar el aire.
  • Libera la tensión causada por factores como la dentición, por ejemplo.
  • Relaja los músculos de sus brazos y piernas.
  • Y, por supuesto, lo ayuda a desarrollar una relación cercana y de confianza con vos.

Aprende más sobre los beneficios de masajear a tu bebé

 

Volver arriba